Tu personalidad no es inamovible

/
No somos lo que pensamos que somos. No somos la manera en la que hemos aprendido a mirarnos. Es más, las creencias que mantenemos acerca de nosotros mismos a menudo nos limitan y bloquean nuestra felicidad.

El arte de saber perdonar

/
Quien condena, se condena. Quien perdona, se libera. No perdonamos para liberar al otro, sino para dejar de perturbarnos nosotros. De hecho, si no hubiéramos condenado, no tendríamos necesidad de perdonar.

No necesitas la aprobación de los demás

/
Cuanto más nos abandonamos a nosotros mismos, más deseamos la aprobación de los demás, y cuanto más nos centramos en ella, más nos abandonamos. Quizás haya llegado el momento de salir de esta peligrosa dinámica.

Deshacernos de la envidia

/
Hemos sido condicionados para determinar nuestro valor como personas a través de la comparación y la competición. La envidia no es más que el resultado de dicho condicionamiento. ¿Cómo deshacernos de ella entonces?

Reconquistar el amor propio

/
El amor propio parte de nuestra verdadera naturaleza. Ocurre de manera natural cuando eliminamos las obstrucciones mentales que nos impiden aceptarnos y valorarnos a nosotros mismos.